SEP
Sistema de Empresas

Menú Principal
Mujeres en las Directivas de las Empresas Publicas

01 de agosto 2017

Reportaje Revista YA: "Alza de Mujeres en las Directivas de las Empresas Publicas"

Antes ahí solo hubo hombres. Pero hoy de los 90 puestos en las mesas directivas de las empresas públicas de la SEP, 38 son ocupadas por mujeres: un 42% de presencia femenina y un récord inédito en Chile. Aquí directoras del ámbito público y privado explican el logro.

EN BUSCA DE MUJERES

Si el porcentaje de mujeres en las mesas directivas de las empresas IPSA es del 6%, en el Sistema de Empresas Públicas -también conocido como SEP, que agrupa a veinte empresas públicas- han septuplicado esa cifra. Hoy, de los 90 directores que hay, ahí 38 son mujeres. Una meta que se propuso la Presidenta Michelle Bachelet al iniciar su segundo gobierno frente al bajo nivel histórico de participación que las mujeres han tenido en cargos de toma de decisiones en los directorios de empresas.

Establecí el compromiso de incorporar, dentro del primer semestre, a lo menos una mujer en los directorios de las empresas públicas, y de llegar al 40%anl terminar mi período. Para esto, no solo me preocupé de estudiar las mejores prácticas en los modelos internacionales, sino también sobre el modo en que tanto la Subsecretaría de Economía como la Dirección Ejecutiva del Sistema de Empresas Públicas debían materializar esta tarea mediante mi mandato dice la Presidenta Michelle Bachelet a revista Ya.

Bachelet comenta que durante 2014 la presencia femenina en directorios llegó al 27% y que este año se logró alcanzar la meta: hoy la cifra es de un 42%.

¿La razón de este compromiso? Según Bachelet, la práctica a nivel internacional recomienda tomar medidas para la equidad de género, como el estable cimiento de porcentajes y objetivos voluntarios, leyes de paridad, entre otros.

La verdad es que no tuve obstáculos en la implementación de esta iniciativa, creo que el país en su conjunto está empezando a entender que debemos avanzar en materia de equidad de género, y los directorios de las empresas del Estado es un buen ejemplo de ello dice, antes de agregar:

En la implementación de esta iniciativa pudimos constatar que en Chile existen muchas mujeres profesionales, muy calificadas y con gran experiencia que solo necesitaban la oportunidad de participar en un directorio para mostrar y entregar su capacidad y experiencia en el ámbito directivo de las empresas públicas.

EL METODO

La ingeniera comercial de la Universidad de Chile Bernardita Escobar, presidenta del SEP desde hace un año, y que encabeza su consejo directivo, dice que el criterio para designar a los presidentes y viceprecidentes de las empresas es el mismo para directores y directoras: se valoran atributos y competencias profesionales, posgrados, conocimientos técnicos y trayectoria académica, por una parte, y experiencia y trayectoria profesional, por otra. A pesar de que los criterios cambian de empresa a empresa, el consejo directivo del SEP es respaldado por un "comité especial de nominaciones" -hoy integrado por tres consejeros titulares, Enrique Paris, Juan Carlos Latorre y Escobar al proponer a los candidatos.

Todos los consejeros hicimos uso de las (propias) redes. Yo de las mías-dice Escobar y explica que las redes de interacción usualmente integradas por mujeres no son las más consolidadas.

A Bernardita Escobar la impresionó el grado de responsabilidad de muchas mujeres competentes que le dijeron: "No puedo, tengo muchas cosas”.

Nunca tienen miedo de que les quede grande el cargo, pero sí hay personas que no ven con buenos ojos el prospecto del conflicto en cargos de primera línea. Hay una aprensión a una pelea, (al) conflicto.

Me tocó encontrarme con mujeres a quienes les hice la pregunta por primera vez. 'No se me había ocurrido', respondieron.

Según Escobar, cuando se las invitó a integrar estos directorios, se sorprendían, porque nadie les había preguntado antes.

Si miras los CV. tendrían que haber sido invitadas a integrar directorios mucho antes dice.

EL PROBLEMA DE FONDO

A marzo de 2014, había un 5% de mujeres en los directorios SEP. En seis meses, dice Bernardita Escobar, esa cifra ascendió a un 27 por ciento.

Y siempre la tuvimos presente esta meta, cuando hacíamos renombramientos, para ir avanzando de manera sistemática.

Un alza que, según Escobar, confirma que, si hay mujeres preparadas, disponibles, competentes, con títulos profesionales y experiencia para tomar esta responsabilidad.

El problema de su invisibilización es otro. Paulina Soriano, Vicepresidenta de Metro SA, se lo atribuye a que todavía los directorios en nuestro país se caracterizan por "su alta endogamia: mismo sexo, profesiones, universidades, creencias". Esa conformación, según Soriano, “carente de diversidad en el amplio sentido, crea poco valor e innova poco". Por eso, para la integrante del directorio de Zofri SA, Magdalena Balcells, el alza intencionada en el porcentaje de participación femenina en los directorios de las empresas SEP es un logro que va mucho más allá de la cifra en sí. Para ella, que el tema se instale ha significado un avance hacia la democratización de oportunidades para todas las personas.

Especialmente en un país como el nuestro, donde estos mundos suelen estar acotados a redes muy cerradas y claramente definidas, y creo que allí sigue habiendo un desafío tanto para las empresas, públicas o privadas, como para las mujeres profesionales que quieren integrar directorios. Para las primeras, porque deben encontrar mecanismos novedosos para identificar a las personas adecuadas, pero fuera de los círculos habituales, y para las mujeres que quieren ser directoras, porque hay que desarrollar más y nuevas redes-dice Balcells.

DIVERSIDAD PARA LA INNOVACION

Para la ingeniero químico Sally Bendersky, desde 2016 presidenta del directorio Portuaria Coquimbo, el aumento de mujeres en cargos de toma de decisión no necesariamente se va a traducir en mejores o peores resultados, ni en la mejora ó empeoramiento de la productividad. Según ella, una mujer puede tener un liderazgo más masculino y reaccionario que el liderazgo de un hombre. Y viceversa: un hombre también puede tener un liderazgo femenino. Pero ¿cuál es el desafío? "Introducir a mujeres en la toma de las decisiones más importantes de la empresa, pero trabajándolo intencionadamente", recaIca Bendersky.

Estoy empeñada en cambiar el paradigma del liderazgo en el mundo introduciendo diversidad dice y agrega:

Lo más importante es mirar qué es lo que aporta lo femenino y lo masculino y permitir, entonces, que unos puedan observar de la manera como lo hace el otro. Las mujeres siempre vemos cómo miran los hombres.

Sally Bendersky no quiere hablar de causalidad, pero lo que sí puede observar es que con el alza de mujeres en puestos de directorios los resultados han mejorado increíblemente.

Las deficiencias que hemos tenido se han ido superando. Nos parece deseable, aunque no obligatorio, que haya mujeres candidatas en todos los roles en que buscamos profesionales. Nos interesa, además, el desarrollo de carrera y de liderazgo de todos los miembros de la empresa.

LAS MENTORAS

En enero de este año, 15 de las 38 directoras en empresas SEP comenzaron un programa de mentoría voluntario a cargo de Comunidad Mujer. Este programa se ha extendido por seis meses y ha buscado potenciar sus aptitudes y fortalezas en el cargo. Según la psicóloga Mariana Gaba, coordinadora del área consultarías de Comunidad Mujer y quien ha liderado este proyecto, lo que buscaron fue hacer una buena red de trabajo, creando una instancia grupal, en la que hubo directoras nuevas, y otras que ya llevaban tiempo. Entre las mentoras todas directoras de empresas privadas con trayectorias importantes en el rol estuvieron Susana Carey, Anita Holuigue y Gloria Hutt.

Mientras para Susana Carey, actual directora de AFP Provida, de Tricot y de la Fundación Emplea, este tipo de programas "permiten que existan más mujeres preparadas y con experiencia para participar en otros gobiernos corporativos de empresas públicas y privadas" para Anita Holuigue, directora ejecutiva de Grupo Dial, ha sido la oportunidad para abrir “un espacio de conversación y guía que aborda los temas en forma profesional, pero sin descuidar el aspecto humano.

Ha sido muy satisfactorio para mí, como mentora, ver la tremenda capacidad profesional de las directoras de mi grupo. Todas tienen gran preparación profesional con estudios de postgrado fuera de Chile, y una trayectoria profesional sobresaliente. Me parece que esta realidad desmiente el argumento de que en Chile no hay mujeres preparadas para estos roles-dice Holuigue.

Por otro lado, para Gloria Hutt, directora del Complejo Portuario de Mejillones S.A., la experiencia ha sido muy positiva, en cuanto les ha permitido, entre otras cosas, comparar casos e identificar herramientas que favorecen el desempeño de un buen rol en los directorios.

Nuestra conclusión es que la mejor forma de lograr igualdad es a través del posicionamiento y de la construcción de redes, la especialización y el aporte de propuestas que agreguen valor. El programa de mentiría es eficaz para potenciar el rol de las mujeres en directorios mediante el análisis racional del comportamiento y el desarrollo de habilidades.

Según Hutt, esta instancia ha dado paso a un muy buen nivel de discusión de casos.

Se percibe en el grupo de guiadas enorme interés por perfeccionar su perfil, buscando una contribución efectiva a los directorios que integran.

La primera mentoría de ComunidadMujer contempló cinco reuniones. En cada una se planteó un eje de trabajo: durante las dos primeras reuniones se profundizó en las características de su rol como directoras (diferenciándolo, por ejemplo, con el rol ejecutivo) y se trabajó en temáticas como el poder, la autoridad y el liderazgo. En las sesiones siguientes se trabajó en temas como la asertividad, la gestión de redes y el liderazgo. 

Estas áreas fueron presentadas por medio de ejercicios que cada mentora escogió para su grupo de mentoreadas.

También buscamos apoyadas en el rol de directoras respecto de sus habilidades blandas. Esa parte del rol que no está escrito para fortalecer estos temas dice Alexandra Sepúlveda, presidenta de ComunidadMujer.

Según Sepúlveda, entre las directoras guiadas lo que más se valoró de este espacio de reflexión fue el compartir con otras directoras en un ambiente de confianza y confidencialidad y el poder haber generado de redes.

Desde el principio buscaron la manera de sostener esta medida en algún tipo de norma o legislación.

No ocurrió de esa manera y ahora nuestra preocupación es cómo se sostiene esta meta (en el tiempo) agrega. Es optimista. La idea es que este programa tenga una proyección en el tiempo.


Fuente: El Mercurio